El Cuerpo Calloso es la gran autovía que conecta ambos hemisferios. Una conexión fundamental para permitir las funciones entre ambos hemisferios. Un trabajo casi mágico que asegura la precisión y la coordinación de los movimientos a través de una implicación bien diferenciada de cada hemisferio