Este artículo publicado en la revista Brain muestra cómo las personas con una amputación dibujan sus sensaciones fantasma.

La sensación de miembro fantasma es la percepción no dolorosa del miembro amputado. Afecta a la mayoría de las personas con amputación en el primer mes después de la amputación. La percepción de un miembro fantasma demuestra la existencia de un esquema corporal cortical que persiste incluso después de perder su correlato real.

Las sensaciones del miembro fantasma pueden ser de tipo:

  • Cinético: relacionadas con la percepción del movimiento
  • Cinestésicas: relacionadas con la forma, tamaño y posición del miembro amputado
  • Exteroceptivas: incluyen sensaciones como tacto, presión, temperatura y vibración

Un concepto diferente al miembro fantasma, es el dolor fantasma. Concretamente, es una sensación dolorosa en el miembro fantasma. Su frecuencia es importante, pues ocurre en el 50-80% de los sujetos con amputación. Sus características son:

  • Sensación exagerada de hormigueo, picazón, ardor, presión, calambres, prurito y entumecimiento
  • Sensación desagradable de movimientos rítmicos
  • Sensación telescópica: gradualmente el miembro fantasma se vuelve más pequeño y difuso. La porción distal se aproxima al muñón “hasta incluirse dentro de él” (ver dibujos de la imagen)
  • Tensión y alargamiento de los músculos del muñón

La existencia de estas sensaciones es real, a veces desagradable y demuestra la presencia de cambios plásticos en el Sistema Nervioso Central de las personas con una amputación.