Aprende a investigar. Pregúntate por qué cambian tus pacientes e intenta buscar el diseño científico más apropiado y las pruebas validadas para medir lo que estás logrando con tu terapia.

Te pongo un ejemplo de estudio adaptado a tu entorno clínico habitual:

En tu clínica tienes un grupo de pacientes con un mismo diagnóstico, por ejemplo, dolor de hombro. Realizas una intervención basada en ejercicio terapéutico y decides introducir algo nuevo, por ejemplo, una técnica de terapia manual. Te planteas las siguientes preguntas:

¿De qué manera la nueva intervención está afectando al dolor de tus pacientes? ¿Cómo evalúo mi intervención de manera objetiva?

Aquí te dejo algunas ideas:

1. Realiza un estudio de serie de casos tipo ABA. A y B son periodos de tratamiento.

Por ejemplo, el paciente en A recibe ejercicio terapéutico durante 2 semanas y en B ejercicio + terapia manual durante dos semanas. Luego volvemos al periodo A, es decir, solo ejercicio durante dos semanas. De esta manera, consigues aislar el efecto de la terapia manual. Importante: ¡la intensidad de la terapia debe ser la misma en todos los periodos!

2. Mide al paciente antes y después de cada periodo ABA con escalas validadas: escala visual analógica, cuestionario de dolor de McGrill, por ejemplo.

Ahora interpreta tus resultados:

  • Si después del primer periodo A tus pacientes no mejoran respecto a la medida basal, pero sí lo hacen tras B, desde luego la nueva intervención incluida está potenciando los resultados.
  • Si tras el segundo periodo A los cambios se mantienen, la intervención incluida en el periodo B tiene efectos duraderos que pueden mantenerse con la intervención del periodo A. ¡Has demostrando efectividad en tu tratamiento!
  • Si tras el segundo periodo A los cambios no se mantienen, el efecto de la intervención incluida en el periodo B son solo a corto plazo.

Conclusiones:

  • Un serie de casos no es el diseño de mejor calidad pero sí es una manera de empezar a introducir el protocolo científico en tu clínica, lo que da rigor a tu trabajo. ¡Dedica tiempo a investigar!
  • Medir tus resultados respalda tu tratamiento e incluso lo puedes publicar. Hay muchos series de casos en la literatura. ¡Así que el siguiente paso es aprender a redactar!
  • Mide siempre con test o escalas validadas para la población y patología que estás estudiando. Y si puede ser, que las mediciones las realice otro compañero, así no condicionas los resultados.

Consulta:

Guías Equator: https://www.equator-network.org/

Propiedades psicométricas de los test de evaluación: https://www.cosmin.nl/